miércoles, 22 de junio de 2011

AMOR PROHIBIDO. . .




Ya no quiso mas amarla como antes
Como suele quererse a la mujer,
Los cariños que tiene de su ser,
Elocuentes momentos excitantes.




Los minutos que tienen los amantes,
Se pierden con el goce de placer
Al consorte lo engaña su mujer,
Suspicaces sospechas del violante.


Cegado por los celos, la emoción
Dispara su revólver al instante
Y termina en el lecho su traición.

Un hotel con imagen cautivante
de fondo suena suave una canción.
hay dos almas inertes de un romance.









Novato

3 comentarios:

Leo dijo...

Bernardo, coherente y excelente poema en soneto, gracias por hacernos partícipes de tu blog.
Un fuerte abrazo
Leonor

laprogre dijo...

¡CALLA, POLLA!..........jajaja!

Anónimo dijo...

tabienm exelente compañero, sigue adelante